SINGLE POST

PANTÍN VIBES

August 27, 2017

Diez de la noche. Me retiro a tomar una cerveza a uno de los pocos bares de la playa, el mismo donde  algunos días desayuno, me lavo la cara, los dientes y conecto mi wifi por las mañanas. Varios jovenzuelos y jovenzuelas con sus cabellos rubios quemados del sol entran con sus entrenadores a comer enormes ensaladas y comentar como fue el campeonato nacional de este fin de semana. Mientras me dejo estar y observo a mi alrededor, decido que este sea mi momento de pensar.

Y aquí estoy, Pantín, a unos 70 kilómetros de La Coruña,  un arenal gallego en la costa norte donde se celebra una de las pruebas del campeonato del mundo de surf. Un spot de surf perfecto, desconocido para muchos, muy conocido para unos pocos. Por suerte, uno de esos lugares que todavía conserva la magia de esos paraísos que no hemos invadido la especie humana. Un lindo espacio natural de arena fina, viento,  y rodeado de verde, donde se crean ondas nobles como sus lugareños. El sol se esconde aquí en silencio, aparte de las olas y la majestuosa naturaleza, es una locura la luz del atardecer y ese momento de magia que crea con el océano. 

 

 

 

 

Llevo una semana por aquí, gozando, gozando mucho. Días de trabajo y sobre todo de placer. Los chicos del surf yoga camp partieron a sus lugares de origen y  yo decidí quedarme unos días mas antes de mi vuelta a Madrid. Me encanta quedarme sola y acercarme a la gente del lugar y conocer un poco mas, meterme dentro. Pasan las horas y una se siente mejor, su cuerpo se aclimata. Cada hora que pasa sientes conectar mas con todo lo que te rodea. Y es entonces, es cuando surge  ese momento que me generan los viajes que me gustan, los lugares que me llegan al alma. Mi corazón palpita, como el de una enamorada. Cada día, cada despedida del sol me llena de una energía especial. Y una piensa que como esos yoguis que practican el sol de la astronomía, para recibir su alimento, y así pueden sostener la vida con sólo esta práctica, una busca estos momentos para sostener algunas historias que luego le llegan con la vuelta a la rutina.

 

Y  es que queridos amigos, queridos amantes del mar y la naturaleza, me encanta la pura energía que crea el océano. Esa habilidad que posee de llevarte a diferentes estados de ánimo con sus cambios de luz, color y movimiento y me alivia pensar que me alimenta y me nutre para prepararme para todo lo que esta por llegar.

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

2016 FEELING THE MOVEMENT