SINGLE POST

BEACH YOGA. "EL GUERRERO I"

August 1, 2015

 

Mi día a día es bastante acelerado y de repente llegan esos días de descanso que te puedes permitir coger la furgo y escaparte de la ciudad. Y es entonces, justo en el amanecer del primer día cuando te das de morros con una amplia playa abierta para ti. Primero necesito un buen desayuno para funcionar, pero seguido y antes de que se llene la playa me chifla dedicar unos 20 minutos para hacer una rutina sencilla de ejercicios de yoga, y lo mejor de todo; sobre la arena, frente al mar.

 

No es ningún secreto que un poco de práctica de yoga en nuestro entrenamiento diario puede complementar casi todas las actividades físicas y también mentales a las que nos dedicamos. No importa si eres runner, si te gusta la bici, el fitness, las motos, el golf; al final vemos los beneficios para nuestra actividad o simplemente para nuestra vida diaria.

 

No hay tiempo para excusas, hay ejercicios que puedes hacer en cualquier momento y en cualquier lugar.

 

Este post va dedicado a una de mis posturas favoritas “El Guerrero” y a todas las mujeres y hombres guerreros que se han cruzado en mi camino. Esta postura, con el espíritu de un guerrero, que nos fortalece cuerpo y alma con sus dos fuerzas opuestas. Por un lado, el peso la gravedad que cae sobre nuestras extremidades inferiores y se conecta con la tierra. Y por otro, la fuerza que sube desde el núcleo saliendo por la cabeza y nos eleva, conectándonos a un nivel superior y se expande por todo el universo exterior.

 

No hay nada mejor que cuando lo haces nada más levantarte y también cuando se va el sol, al atardecer. Pero no siempre tenemos la suerte de estar de vacaciones  y en la playa. Aunque si puedo decir que cuando una acaba de hacerla, siente como si acabase de dar a luz a nuevo ser, más puro si cabe y más guerrero.

 

Y es que, en esto consiste el arte de vivir, sacar la fuerza del espíritu guerrero, disfrutar cada pequeño momento, inspirarse en el entorno, enamorarse del movimiento, conectarse con tu ser interior, ser el ojo que todo lo ve y expandirse al mundo, ser consciente de todos los apegos y liberarlos!

 

¿A qué estás esperando? Esta posición fortalece tu sistema óseo, fortalece tus músculos de las piernas de la espalda y hombros. Aumenta la circulación sanguínea y favorece la descarga energética. Es una postura sencilla, pero no olvides poner la rodilla adelantada a 90 grados. Es preferible activar los músculos del abdomen para evitar la hiperextensión lumbar, sobre todo para aquellos que padecéis dolores en la franja lumbar. Prestar atención a la posición del cuello, no elevar la barbilla provocando también una hiperextensión, si sufrís de lesiones en la zona cervical. Y por ultimo relaja los hombros e inhala y exhala paz.

Share on Facebook
Share on Twitter
Please reload

2016 FEELING THE MOVEMENT